Duerosuchus piscator

La familia Crocodylidae fue descrita por Cuvier en 1807; desde entonces los sucesivos descubrimientos fósiles fueron ofreciendo un conocimiento más exacto de su evolución.

Desde su aparición en el Triásico, los cocodrilianos han desarrollado una multiplicidad de formas, debido a su gran capacidad de adaptación al entorno.

La desaparición de los dinosaurios en el tránsito Cretácico-Terciario, dio lugar a la ocupación de los nichos ecológicos por los cocodrilianos y los mamíferos.

En el hábitat tropical del Eoceno zamorano coexistían diversos géneros cocodrilianos: Iberosuchus macrodon, de hábitos terrestres, con dentición semejante a los dinosaurios carnívoros y una longitud aproximada a los 6 m.; Asiatosuchus, de hábitos fluviales, dientes moledores, una longitud aproximada a los 5 m., principal depredador de las tortugas del género Allaeochelys; y Diplocynodon, aligatórido, de morro corto, con una longitud aproximada a los 2 m.

La presencia del Duerosuchus piscator ya había sido detectada en un precedente estudio de bioestadística, realizado sobre osteodermos de las diferentes especies.

Luis Alonso padre e hijo en la presentación de DuerosuchusEn el año 2009 se describe el nuevo género en Corrales del Vino, como consecuencia del hallazgo de un cráneo incompleto, en buen estado de fosilización.

Se estima que la longitud del ejemplar debió alcanzar 1,60 m. El nombre de Duerosuchus piscator obedece a que fue hallado en la actual cuenca del Duero y a la aparente idoneidad de la dentición maxilar para la captura de peces.

La pequeña superficie en que se extrajeron los restos craneales permite suponer que pertenecen a un único individuo, que ha sido numerado como STUS 14133.

L. Alonso Santiago & L. Alonso Andrés (2010)