Neochelys con patología de Zamora

El ejemplar STUS 12089 (antiguo 2579) fue descubierto por Ángel Corrochano en marzo de 1983, en la cuneta de un camino, 2 km al sur de Jambrina (Zamora). Fueron necesarios dos días para extraerlo en bloque.

Neochelys-Ficha-Sala-de-las-Tortugas-12089

Se trata de un ejemplar determinado a priori como Neochelys aff. salmanticensis, y muestra aplastamiento post-mortem en el espaldar. Junto a él se encontraron un ilion y una placa suelta, también de Podocnemídidos, y un diente del cocodrilo terrestre Iberosuchus.

Pero lo más extraordinario del ejemplar es la extraña excrecencia ósea en el xifiplastron izquierdo, que rompe la simetría sagital. Dado que uno de los rasgos que diferencian a machos y hembras en algunas especies de Podocnemídidos está precisamente en la forma de esta placa, su rareza podría interpretarse como que era “de ambos sexos a la vez“. Pero, en realidad, es un ejemplar con una deformidad.

Al observar desde atrás la cintura pélvica se puede comprobar que también es asimétrica. Y lo mismo debió ocurrir con las patas traseras.

Para facilitar la natación, la excrecencia desarrollada en el xifiplastron compensaría la deformidad de las extremidades. Se diagnostica, pues, como un caso de EXÓSTOSIS COMPENSATORIA, el único conocido en un animal fósil.

Esta tortuga fluvial, ejemplo de supervivencia de un animal minusválido, vivió durante el tramo medio del Eoceno medio, hace unos 42 millones de años.